Teatro El Círculo

Depende de la Asociación Cultural "El Círculo", entidad privada sin fines de lucro. Inaugurado como teatro lírico en el año 1904, (Teatro La Opera), dedicó sus 105 años a la cultura y las artes, y aunque la música en sus distintas facetas es la actividad principal, actualmente funciona como un centro cultural. Se destaca por la condición acústica de su sala principal como uno de los mejores del mundo.

Historia

ampliar fotoUn siglo de arte y cultura Rosario daba a fin del siglo XIX una imagen nueva y pujante, sumándose desde un lugar de privilegio al proyecto de país ideal. Muchos de los italianos y españoles que habían llegado con la ola inmigratoria, encontraron en esta ciudad la prosperidad que venían buscando. Para representar y escuchar la música dejada en sus tierras lejanas, construyeron espacios como el Teatro "El Círculo" que jerarquizaba el nivel alcanzado. En 1888 la Sociedad Anónima Teatro La Opera decide la construcción de un gran teatro lírico mediante un concurso de anteproyectos. Se otorga la obra a los Ingenieros arquitectos Cremona y Contri. Se inicia el edificio pero, por problemas económicos, se interrumpe cuando la construcción estaba en el primer piso. Abandonado. Sin destino preciso. Refugio de menesterosos. De sus laberintos y fosos nacerían historias misteriosas, la ciudad lo conocía como la Cueva de los Ladrones. En 1889 el empresario Emilio O. Schiffner, con visión clara y objetivos comerciales, compra la Sociedad y concluye las obras contratando al Ing. alemán George Goldammer, especialista en acústica, quien rectifica los planos originales. La ejecución de la obra la lleva a cabo la empresa constructora Bianchi, Vila y Cía. Artistas de la talla de Luis Levoni y Beloti trabajaron en la yesería interior y exterior, así como en los frescos de la boca de escenario. Los magníficos frescos de la cúpula de la sala principal y el telón fueron obra de Giuseppe Carmignani, artista italiano que llegó a trabajar a nuestro país a fines del siglo XIX. Como curiosidad, este telón pintado con imágenes de la mitología griega, tiene uno con idéntica iconografía en el Teatro Regio de Parma, pero utilizando distintos colores.
ampliar

Inauguración

ampliar fotoEl Teatro La Opera, así llamado por entonces (hoy Teatro El Círculo), se inaugura el 4 de junio de 1904 con la puesta en escena de la ópera OTELLO, de Giuseppe Verdi, significando un acontecimiento trascendental para la ciudad, tanto social como artístico. Desde su inauguración fue escenario de las más importantes compañías líricas del mundo, llegándose a representar una ópera por día. Muchas compañías europeas llegaban por barco directamente a Rosario, antes de presentarse en Buenos Aires y Nueva York. Una vez en el teatro, los salones y camarines de los distintos pisos, hoy ocupados por diversos emprendi-mientos (Estudio de Comedias Musicales, Academia de Ballet Clásico Ruso, Opera de Rosario) albergaban a los artistas munidos de baúles con vestuarios y enseres personales. Prolongadas estadías obligaban a algunos a venir acompañados por sus familias. Y allí transcurría la vida entre función y función. Se contaba entonces con peluquería, talleres de costura, zapatería, y todos los oficios relativos a las óperas ofrecidas. Para dormir, hoteles y pensiones cercanas, eran los lugares obligados.
ampliar

Personalidades

Pasaron por su sala algunos de los grandes nombres de la lírica y una verdadera pléyade de directores, concertistas, y compañías líricas, de zarzuelas y operetas. Entre las célebres personalidades podemos citar a Tita Rufo, Tito Schippa (1913-14), María Barrientos, Enrico Caruso (1915) -quien elogió y comparó su acústica con la del Metropolitan Opera House de New York, también Richard Strauss, Pietro Mascagni, Beniamino Gigli, Arturo Rubinstein, Andrés Segovia, José Iturbi, Igor Stravinsky, Friedrich Gulda, Ralph Votapek, Martha Argerich, Bruno Gelber, los violinistas Zino Francescutti, Jacques Thibaud, Yehudi Menuhin, Ruggiero Ricci, Jaime Laredo, Salvatore Accardo, Uto Ughi. Orquestas: I Musici, Cámara de Munich, Cámara de Estocolmo, Solistas de Zagreb, Cámara de Berlín, Bach de Leipzig, Cámara de Toulouse, Cámara de Praga, Johann Strauss de Viena, Pro Música de New York, Cuarteto de Filadelfia, las sinfónicas New Philarmonia Orchestra, de Londres, Filarmónica de Berlín, Orquesta Filarmónica de Moscú, la National Symphony de Washington bajo la batuta de Mstislav Rostropovich, Orchestra Sinfónica Nazionale de la RAI, Sydney Conservatorium Orchestra, Sinfónica de Milán, Sinfónica de Viena. Transcurre el tiempo y la actividad decae; deja de ser económicamente rentable debido a un cambio de circunstancias: las crisis económicas y la aparición de nuevas formas de diversión. En 1943, amenazado por el olvido, lo adquiere una sociedad que venía realizando desde 1912 actividades culturales en nuestra ciudad: El Círculo de la Biblioteca. Sus miembros, quienes se reunían en la Biblioteca Argentina, necesitaban una sede propia. Al enterarse que el Teatro estaba a punto de ser demolido, tras un gran esfuerzo, compraron la propiedad. Desde entonces se llama El Círculo y sus socios, representados por una Comisión Directiva, no solo son los custodios de este valioso patrimonio histórico y arquitectónico, sino también mantienen una labor ininterrumpida en el quehacer cultural y social de nuestra ciudad.
ampliar

Condiciones Acusticas

ampliar fotoSe destaca por la condición acústica de su sala principal como uno de los mejores del mundo. Esto fue corroborado y documentado por el célebre tenor Enrico Caruso en nota de fecha 22 de Julio de 1915, ocasión de su actuación en las óperas I PAGLIACCI y MANON LESCAUT.: De mi estimación: Antes de abandonar esta ciudad, me es grato manifestar, ya que ello ha de orgullecer al propietario de La Opera Don Emilio O Schiffner, que las condiciones acústicas de este Teatro son tan completas, que nada tiene que enviadiarle a los importantes coliseos del mundo que he visitado durante mi carrera artística, y en tal sentido es parecido al Metropolitan de New Cork. Lo saluda muy afectuosamente su atto. ENRICO CARUSO
ampliar

Arquitectura

ampliar fotoEl interior contrasta, por su equilibrio y elegancia, con la cáscara exterior de materiales más duros. Los detalles en ménsulas y cornisas se han trabajado con gran valor arquitectónico. En la planta alta, en cambio, se destaca la esquina con un balcón saliente y el ingreso por calle Laprida con otro de columnas corintias apareadas que sostienen el pórtico. La condición básica es la rigurosa simetría, que no sólo regula el lugar de cada cosa, sino la relación entre cada parte y el todo, respetándose tanto en la estructura del edificio como en los elementos decorativos. El elemento más importante de la composición es el eje de simetría perpendicular a calle Laprida, sobre el que se ubica la sucesión de espacios: hall de ingreso, sala La Opera, Foyer, escenario.
ampliar

Sala La Opera

ampliar fotoLleva su nombre en memoria del primitivo teatro. Tiene capacidad para 1450 personas distribuidas en cinco niveles. Esta Sala se caracteriza por su excelente condición acústica, tal cual lo manifestó Enrico Caruso en sus presentaciones del año 1915, comparándolo con el Metropolitan Opera House de New York. El espacio juega como una caja de resonancia: las cámaras de aire bajo la platea, el foso de orquesta, los tres subsuelos debajo del escenario. Asimismo, la forma de herradura, la mezcla compensada de los materiales duros y blandos, la forma de bocina del arco de proscenio que forma un conjunto con los palcos avant-scène, favorecen notablemente la sonoridad y hacen que cada espectador, desde el lugar en que se encuentre ubicado, reciba con nitidez el sonido.
ampliar

Telón pintado

ampliar fotoEs una curiosidad, hoy en día, el magnífico telón de boca que vela el escenario, pintado por Giuseppe Carmignani. Representa el triunfo de la sabiduría con dioses del Olimpo dispuestos en un espacio ideal. Es réplica del existente en el Teatro Regio de Parma, que fue realizado en 1824 por Giovanni Battista Borghesi.
ampliar

Cúpula

ampliar fotoGran plafón que presenta una cornisa de significativas dimensiones circundada por una corona en la que Giuseppe Carmignani pintó medallones con figuras alegóricas interpoladas con retratos de Verdi, Wagner, Mozart, Donizetti, Meyerbeer, Bellini, Gounod y Rossini, entrelazados con guirnaldas. Un círculo menor simula ser el firmamento y en el cual figura la rúbrica de su autor. Asimismo este pintor, decorador y escenógrafo italiano, fue el autor de las pinturas del arco del escenario con una alegoría a la música.
ampliar

Foyer

ampliar fotoEstá ubicado en el 2º nivel y se desarrolla todo a lo largo de las dos fachadas. El sector ubicado sobre calle Laprida lleva el nombre de Sala Ciro Tonazzi en homenaje al ex presidente de la Asociación Cultural "El Círculo" por su contribución para la compra del teatro. Sala destinada a conciertos de cámara, recitales y conferencias, con capacidad para 250 personas. Cuenta con un piano Steinway del año 1879, firmado por famosos pianistas, cuya delicada restauración ha concluído recientemente. En sus paredes se articulan columnas corintias y pilastras con arcos de medio punto, pero se destaca por la decoración del cielorraso, encomendada a Salvador Zaino -pintor de origen italiano formado en la Academia de Bellas Artes de Génova- que se instaló en Rosario a fines del siglo XIX. En él se representa un mundo poblado de ninfas y figuras mitológicas sobre un espacio infinito. Decoran la sala grandes espejos enfrentados que dan idea de especialidad y las luminarias entre las que se destaca la araña central.
ampliar

Sala Vila Ortiz

ampliar fotoPequeña y coqueta sala ubicada en planta baja, destinada a conferencias, ciclos de poesías, de teatro y pequeños actos. Tiene capacidad para 80 personas. Cuenta con un pequeño escenario, y un piano vertical.
ampliar

Sala Dr. Juan J. Trillas

ampliar fotoSala de exposiciones donde se realizan muestras de pinturas y esculturas. También se la utiliza para conferencias de prensa, sala VIP y reuniones menores. Totalmente remozada, cuenta con una moderna iluminación artificial y natural con la que se puede jugar dando efectos al ambiente, totalmente climatizado. El Círculo tiene una destacada tradición de muestras plásticas desde sus inicios. Por sus salones han pasado artistas de la talla de L. Badi, Batle Planas, H. Butier, Cuaratela Manes, A. Berni, H. Basaldúa, Del Prete, E. Petorutti, L. E. Spilimbergo, M. A. Victoria, L. Fontana, M. Diomede, R. Soldi, A. Brizi, F. Noé, Perez Celis, E. Mac Entyre, Clorindo Testa, R. Corner, Aldo Sesa, por citar algunos.
ampliar

Museo de Arte Sacro E. Barnes

ampliar fotoSe encuentra en las catacumbas del Teatro El Círculo, donde se exponen conjuntos de estatuas. Más de cien piezas integran los originales de yeso de la obra religiosa de Eduardo Barnes, en piedra, en bronce. Se destacan los catorce relieves rectangulares representativos del Vía Crucis, los quince relieves circulares que constituyen los Misterios del Rosario, el gran relieve de la Última Cena, donde doce pares de manos expresan, aún más que los rostros, la reacción de los discípulos ante las palabras de Jesús; la estatua de la Virgen del Rosario; San Pablo apuntalando su mensaje con el gesto de una mano deliberadamente exagerada, y la de San Antonio, dirigiéndose a los peces porque los hombres se niegan a escucharlo. Eduardo Barnes se consolidó como uno de los escultores de gran trayectoria y notoriedad en el país por su amplia producción de temática religiosa realizada en piedra, madera y bronce.Nació el 24 de marzo de 1901, en Rosario. Pasó largas temporadas de descanso, junto con su esposa, en Tanti, provincia de Córdoba. Su casa serrana recibió el nombre de La Vestal, título de una obra suya que, emplazada en la vivienda, se hallaba compuesta por tres estatuas cuyo modelo era su esposa. Los trabajos del artista dedicados al arte sacro realizados en Rosario fueron muy prolíficos dentro de su recorrido dejando una fuerte impronta en la historia de la ciudad. Entre ellos, cabe mencionar el conjunto de esculturas de la Iglesia Juan Evangelista, y el Vía Crucis llevado a cabo en el interior de la Basílica Catedral Santuario Nuestra Señora del Rosario. Además, ideó dos bajo relieves para el Monumento a la Bandera. En uno de de ellos, representó la bendición de la primera bandera argentina, realizada por el cura-párroco de la Capilla del Rosario. En el otro, se encuentra el General Belgrano entregando a Cosme Maciel el emblema bendecido. Una importante parte de su obra fue reunida en el Museo de Arte Sacro ubicado en las catacumbas del Teatro El Círculo. Entre sus actividades vinculadas al ámbito artístico, Barnes se desempeñó como Profesor Extraordinario en la Cátedra de Modelado de la Escuela de Arquitectura, en la UNL. También fue Profesor de Dibujo en el Colegio Nacional Nº 53 Gral. San Martín, en la Escuela Superior Nacional de Comercio, y en el Liceo Nacional de Señoritas Bernardino Rivadavia, Rosario. Exhibió sus obras en distintas ciudades del país. En 1950 fue invitado a exponer en el Salón Internacional de Arte Sacro de Roma, y en la Bienal de Madrid de 1952. Obtuvo gran cantidad de premios en el Salón Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires y en Salón Nacional de Rosario. Murió el 31 de agosto de 1977, en Rosario. El Museo de Arte Sacro "Eduardo Barnes" es parte del recorrido que se realiza durante las visitas guiadas por el Teatro los lunes, miércoles y viernes, a las 10.30 y las 17:30, y los sábados a las 10.30.
ampliar

Restauración - Año 2004

ampliar

Video Documental Centenario

ampliar